Alergia a los ácaros del polvo: fundas, edredones y todo lo que necesitas para protegerte

La acumulación de ácaros se produce en sitios alejados de la luz solar que les aseguren el acceso a alimento y buenas condiciones de humedad y temperatura, por lo tanto, colchones, almohadas y sofás se convierten en los principales focos dentro del hogar, pues es allí donde estos organismos microscópicos se encuentran más cómodamente para vivir y reproducirse, dejando como resultado para el ser humano, el padecimiento de distintas alergias y enfermedades respiratorias.

Como una de las causas más comunes de rinitis, conjuntivitis, síntomas de asma y dermatitis atópica, la alergia a los ácaros resulta ser un padecimiento bastante usual gracias a que por más limpieza que se realice en la casa, los ácaros se establecen como habitantes naturales que de una u otra manera se las arreglarán para hacer presencia.

Es así como tomar medidas de protección para minimizar su existencia y por supuesto, para controlar las alergias que provocan, es algo crucial para impedir todas las complicaciones de salud que pueden ocasionar.

Compra las mejores fundas de acaros para sofa baratas en el 2019

¿Qué son los ácaros?

Los ácaros son insectos diminutos que hacen parte del orden de los arácnidos. Con aproximadamente unas 50.000 especies existentes, son los ácaros del polvo los que han conseguido adaptarse a los entornos domésticos debido a que su alimentación se compone de las células de la piel de las personas, cabellos y uñas; estos bichitos se camuflan en los tejidos y fibras, así que la ropa de cama, colchones, cortinas y alfombras son sus hábitats favoritos.

El hecho de que se encuentren en los sitios donde vivimos, no siempre debe tomarse como una señal de suciedad, pues la ausencia de luz y la humedad también contribuyen a que consigan acumularse en variadas superficies, además, el que no puedan identificarse fácilmente como si se tratara, por ejemplo, de garrapatas o arañas, dificulta aún más su control.

Síntomas de alergia a los ácaros del polvo

El sistema inmunitario de bebés, infantes y adultos, no siempre reacciona igual ante la presencia de estos ácaros y es entonces cuando en algunos individuos se genera una respuesta inflamatoria ante la exposición que puede ser leve o intensa y que se acompaña de síntomas tales como: estornudos, moqueo, ojos llorosos, tos, goteo nasal, picazón en nariz, garganta y paladar, congestión nasal y dolor o presión facial.

Si la alergia a los ácaros es muy pronunciada, puede terminar fácilmente en episodios de asma que contemplan opresión en el pecho, pitidos al exhalar y una clara dificultad respiratoria.

¿Cómo evitar los ácaros y protegerse?

Ácaros y partículas provenientes de ellos, flotan en el aire que circula por toda la casa, pero es en los dormitorios donde la concentración se incrementa y causa mayor daño. Si se trata de evitar los ácaros, la limpieza de la habitación, almohadas y colchones es lo primero que se debe revisar.

El polvo debe ser retirado con la ayuda de un paño húmedo, se puede complementar pasando aspiradoras que posean filtro de agua o filtro HEPA y según el caso, con productos antiácaros formulados para pisos, paredes, persianas y alfombras.

En cuanto a los niños, lo más recomendable es sustituir peluches por juguetes de plástico u otro material lavable, debido a que los primeros van acumular una importante cantidad de polvo y a su vez de ácaros. Para todas las personas en general, tener solo los elementos necesarios en el dormitorio, evitar el desorden, asegurar un ambiente seco y luminoso y cambiar de manera frecuente la ropa de cama son recomendaciones que ayudarán bastante.

Productos para evitar la exposición a los ácaros en sofa.

Afortunadamente, cuando el objetivo es combatir y evitar los ácaros, la adquisición de productos como los que se describen a continuación puede darle un giro bastante positivo al asunto:

  • Fundas antiácaros para colchón: envuelven completamente el colchón, no interfieren con la transpiración e incluyen barrera protectora contra ácaros, bacterias y otras clases de alérgenos gracias a sus tejidos tupidos que impiden a estos microorganismos hacer contacto con quien descansa. Son muy eficaces para la gente con alergias, sus tejidos siempre van a garantizar comodidad y una práctica protección.
  • Fundas antiácaros para almohada: si mientras dormimos algún objeto hace contacto directo con las vías respiratorias, esa es la almohada, es por ello que una funda de estas características cubrirá de manera casi que hermética impidiendo que se haga contacto con los ácaros; de acuerdo a la marca, incluyen tratamientos antimicrobianos adicionales.
  • Fundas antiácaros para edredón: envuelven totalmente el edredón y normalmente se cierran a partir de una cremallera que se acompaña de alguna especia de solapa. Sus tejidos son muy agradables al tacto, ligeros y traspirables, se les encuentra tanto para cama pequeña como matrimonial.
  • Fundas antiácaros para sofá: cuando en el dormitorio se tiene un sofá, este también debe ser protegido y para ello una funda con buena adaptabilidad y de tacto suave asegurará limpieza y alérgenos a raya.

¿Cómo elegir fundas antiácaros?

Por tratarse de un escenario casi siempre desconocido, vale la pena tener en cuenta las siguientes pautas para tomar la decisión correcta a la hora de invertir dinero en alguna de estas piezas.

  • Impermeabilidad: siempre será bueno asegurarse de que la funda cumpla con este requisito ya que durante las horas de sueño se suda y esto no debe afectar la calidad, asimismo, deben poder soportar los líquidos y ser muy absorbentes.
  • Fundas antiácaros para bebés: resistentes, frescas y libres de químicos, siempre será oportuno verificar que se encuentren certificadas por los respectivos sellos de calidad. Asegúrate de que no hagan ruido cuando se rozan, que sean agradables al tacto y de rápido secado.
  • Resistencia y duración: marcas reconocidas como Velfont y Pikolin, son buenos ejemplos para ilustrar sobre alternativas que realmente puedan ofrecer productos elaborados a partir de materiales adecuados que no van en contra de la salud. Consultar la cantidad de lavados, la temperatura a la que debe estar el agua para higienizarlas y la garantía favorecerá lo adecuado de la decisión que se tome.
  • Precio: lo cierto es que comprar fundas antiácaros en sitios como Amazon y Walmart puede representar una buena alternativa por sus precios variados y buenas opiniones. Un costo desmesurado no siempre garantizará calidad, así que compara y no olvides que no es bueno escatimar en confort y seguridad.

Video de ayuda para la ropa de cama antiacaros.

Deja un comentario